Como tomarte de la mano de Dios cuando estas a punto de hundirte

Mateo 14.29-31

“Pedro entonces bajó de la barca y comenzó a caminar sobre el agua en dirección a Yahshua. Pero al notar la fuerza del viento, tuvo miedo; y como comenzaba a hundirse, gritó: ¡Sálvame, Señor! Al momento, Yhahsua lo tomó de la mano y le dijo: ¡Qué poca fe tienes! ¿Por qué dudaste?”

Todos alguna vez han pasado o están pasando por momentos de angustia, desesperación y crisis emocional. En ese momento todo alrededor parece oscuro, sin salida y muy confuso.

Justo en ese punto hasta la fe puede llegar a fallar porque la persona se siente desprotegida e inmerecedora de la intervención de Dios.

Quizás eso fue lo que le paso a Pedro cuando intento caminar sobre las aguas y comenzó a hundirse, el creyó haber escuchado la voz del maestro, pero de repente las aguas se lo estaban tragando.

En ese momento delante de Dios la falta de fe era evidente, lo que seguramente hizo dudar a Pedro de pedir ayuda a su creador pues su incredulidad había quedado al descubierto.

La verdad es que Yahshua no estaba ignorando nada de lo que allí estaba pasando, al contrario, era el primer espectador viendo las proezas que Pedro por obediencia a su voz estaba logrando, pues a pesar de que se estaba hundiendo nadie podía negar que logro caminar sobre las aguas.

La ayuda del Mesías no se hizo esperar en medio de la oscura noche, porque no importa cuantas tinieblas te rodeen, el Señor siempre sabrá como encontrarte. Aun en aguas turbulentas su mano se extiende para rescatar a aquellos que se sientan débiles e impulsarlos a seguir avanzando.

Si a tu alrededor solo vez aguas profundas, oscuridad y te sientes débil, no temas! Es el escenario que tu Dios ha preparado para hacer un milagro maravilloso en tu vida. Tomate fuerte de su mano y no te sueltes jamás.

4.7 6 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments