Vivir en paz con todos

Mateo 5:9

“Bienaventurados los pacificadores, porque ellos serán llamados hijos de Dios.”

A pesar de los mejores esfuerzos del hombre, el anhelo de paz del mundo sigue sin cumplirse. Cada nueva generación tiene grandes esperanzas de reconciliación entre los pueblos y las naciones, pero al final se enfrenta a la decepción.

Un día Yahshua regresará y hará que todo esté bien. Hasta entonces, los creyentes están llamados a ser sus embajadores de paz. Sin embargo, convertirse en cristiano no nos convierte automáticamente en personas que buscan la bondad y la unidad.

A veces somos impacientes y nos cuesta vivir en armonía con los demás. Podemos tener problemas para dejar ir actitudes o hábitos que hieren a los que nos rodean, y a veces ni siquiera queremos hacerlo.

Dios conoce nuestro verdadero carácter y ha provisto al Espíritu Santo para transformarnos a semejanza de Yahshu. El Espíritu abre nuestras mentes para entender y aplicar las Escrituras.

Nos da el poder de decir no a la impiedad y de reemplazar el pensamiento centrado en mí con un punto de vista centrado enYahshu. Él pacientemente produce su fruto en nosotros, que incluye amor, alegría y paz (Gálatas 5:22-23). Con su ayuda, podemos convertirnos en pacificadores que trabajan para lograr la reconciliación entre Dios y los demás (Mateo 5:9).

Mientras nuestro mundo sigue esperando la paz a través de las soluciones del hombre, sabemos que la única fuente de unidad duradera es Yahshu.

El Señor quiere que nuestros corazones se rijan por su paz (Col. 3:15) y que nuestras relaciones estén marcadas por un espíritu de unidad. Cuánto se animarán otras personas cuando se den cuenta de que es el poder transformador de Dios en nuestras vidas lo que trae la reconciliación en nuestros matrimonios, familias e iglesias.

0 0 vote
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments