Refrescante agua de vida

Salmos 68:9

“Abundante lluvia esparciste, oh Dios; A tu heredad exhausta tú la reanimaste”

Las plantas necesitan agua para brotar, crecer y dar fruto. Sin este suministro del cielo, pronto pierden su vigor y mueren en medio de la sequedad.

Como ellas, también necesitamos ser regados por Dios para generar buenos frutos y soportar el calor de las tribulaciones. Solo cuando estamos cerca de Él, podemos obtener la firmeza de un árbol plantado junto a las aguas: “Que da su fruto en su tiempo,
Y su hoja no cae; Y todo lo que hace, prosperará” (Salmos 1:3).

Estamos satisfechos y podemos calmar la sed de esos fuegos de la vida que atacan nuestro bosque, porque quien bebe de su agua no volverá a tener sed. Por el contrario, el agua que Yahshua ofrece se convierte en nosotros en una fuente que brota para la vida eterna (Jn 4, 13-15). Podemos incluso enfrentarnos a los desiertos de esta vida, pero dentro de nosotros hay un continuo refrigerio, que es la presencia del Señor, la cual puede hacernos soportar esas altas temperaturas.

Si te enfrentas a la aridez en algún área de la vida y deseas cambiar esta situación, llama a Dios y pídele el agua viva que viene del cielo. Se complace en proporcionarnos alivio y en derramar bendiciones en tierra firme. Pídele hoy al Señor que renueve en ti, la frescura de su santa presencia y haga inquebrantable, tu fe.

3.7 3 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments