Nuestro corazón sujeto a Dios

Romanos 6:13

“No ofrezcan los miembros de su cuerpo al pecado como instrumentos de injusticia; al contrario, ofrézcanse más bien a Dios como quienes han vuelto de la muerte a la vida, presentando los miembros de su cuerpo como instrumentos de justicia.”

Dios nos creó a cada uno de nosotros con un espíritu, un alma y un cuerpo. Como creyentes, necesitamos entender que el alma contiene nuestra mente, voluntad y emociones. Ya que el alma está llena de “sí misma” y no quiere someterse al Espíritu Santo, debe ser purificada.

Porque tenemos un libre albedrío, nuestras propias mentes nos dice lo que piensa, pero nuestros pensamientos no son necesariamente los pensamientos de Dios.

Nuestra voluntad dicta lo que queremos, incluso si entra en conflicto con lo que Él quiere para nosotros.

Nuestras emociones determinan nuestros sentimientos, pero en Yahshua, nuestro corazón solo debería estar sujeto a Dios y Su Palabra.

Dios quiere que reemplacemos nuestros pensamientos, deseos y sentimientos con los Suyos. No podemos vivir en victoria sobre el pecado hasta que lo hagamos.

Comienza diciéndole a Dios que quieres que Él ponga Su camino en tu alma. En Romanos 6, Pablo nos insta a “ofrecernos” a Él. Toma hoy la decisión de no usar tu alma para ti, sino que en cambio ofrece tu “yo” a Dios.

A medida que el alma se purifica, estará entrenada para llevar los pensamientos de Dios, deseos y sentimientos, y luego te convertirás en una salida poderosa para Su gloria.

0 0 vote
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments