Dios con nosotros en medio de la tormenta

Marcos 4:35-39

“Aquel día, cuando llegó la noche, les dijo: Pasemos al otro lado. Y despidiendo a la multitud, le tomaron como estaba, en la barca; y había también con él otras barcas. Pero se levantó una gran tempestad de viento, y echaba las olas en la barca, de tal manera que ya se anegaba. Y él estaba en la popa, durmiendo sobre un cabezal; y le despertaron, y le dijeron: Maestro, ¿no tienes cuidado que perecemos? Y levantándose, reprendió al viento, y dijo al mar: Calla, enmudece. Y cesó el viento, y se hizo grande bonanza “

Quien no ha estado en medio de una tormenta, por lo general el sonido imponente de las aguas que amenazan con derribarnos nos atemorizan, y su infinita inmensidad es capaz de desvanecer la esperanza.

Sin embargo la palabra nos demuestra que ni siquiera en esos momentos el Eterno nos dejara solos, y que lo importante es que nos tomemos de la mano de Dios para salir a flote en todo tiempo.

Oración:

Señor, oro por aquellos que se encuentran hoy en  medio de una gran tormenta. Está presente en ellos, confórtalos y guíalos por el camino correcto. Confío en tu cuidado para que también me acompañes y me des la sabiduría, la calma y la confianza para navegar y llegar a puerto seguro en medio de mis propias tormentas. Amen


0 0 vote
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments