Pegados a la fuente de vida

Juan 15:4-5

“Permaneced en mí, y yo en vosotros. Como el pámpano no puede llevar fruto por sí mismo, si no permanece en la vid, así tampoco vosotros, si no permanecéis en mí. Yo soy la vid, vosotros los pámpanos; el que permanece en mí, y yo en él, éste lleva mucho fruto; porque separados de mí nada podéis hacer.”

El Mesías nos da un mensaje claro, no podemos dar frutos si no permanecemos en Él. Proclamar Su mensaje implica estar siempre llenos de su presencia, y esto es la esencia de proclamar, llenarnos de Él para poder derramar vida en otros.

Debemos reconocer que por medio de Él las personas alcanzan la salvación, no por nuestras fuerzas o habilidades, sino por medio del Ruaj Ha kodesh, quien trae convicción de pecado y arrepentimiento que permite acercarlos al Padre.

Leave a Reply

avatar
  Subscribe  
Notify of