Un camino de promesas y bendiciones

Salmos 32:8

“Te haré entender, y te enseñaré el camino en que debes andar; sobre ti fijaré mis ojos.”

Amados, un padre nunca desea que sus hijos anden en inmundicia, nuestro padre nos dirige, cuando Dios nos dirige tenemos buenos resultados. El versículo bajo estudio, nos revela que Dios quiere darnos a conocer novedades sobre la vida, él quiere educarnos siempre. Atesoremos su enseñanza y actuemos conforme a ella, porque él nos está observando en todo momento, supervisando nuestros pasos para que caminemos en victoria, de modo que podamos recibir las bendiciones.

Leave a Reply

avatar
  Subscribe  
Notify of