No alarguemos el proceso

En algún momento de nuestras vidas llegamos  a tal punto de confort que nos detenemos y nos ponemos cómodos colocando nuestra mirada y confianza en las cosas naturales como trabajo, familia,  entre otros, seguros de que ese es el propósito que Yahweh tiene para nosotros. Entonces, justo en ese instante el Padre nos sacude y permite el proceso para probar nuestra confianza.

Empezamos a transitar caminos desolados, nublados y espinosos en los cuales es tan densa la neblina que nubla no sólo nuestros ojos carnales sino nuestros pensamientos y nos sumergimos en un callejón sin salida donde abunda la tristeza y la autocompasión; pero debemos evitar llegar a esa condición a toda costa, detenernos y volvernos al Padre, para que los procesos no se alarguen. La desobediencia y el rebelarnos primeramente a YAHWEH y también a nuestros padres, cobertura u autoridades, es una de las causas que provoca los procesos y los alarga.

Los procesos son necesarios y si en vez de rebelarnos aprendemos de ellos les podremos sacar mayor provecho y salir de ellos mucho más rápido. Para esto debemos ser humildes y aprender de cada lección que el Eterno pone frente a nosotros.

Leave a Reply

avatar
  Subscribe  
Notify of