Seguir adelante a pesar de los tropiezos

Salmos 119:105

“Tu palabra es una lámpara a mis pies; ¡es la luz que ilumina mi camino”

Es cierto que todos tenemos espacio para crecer y mejorar en nuestra relación con Dios. Solía desanimarme acerca de lo lejos que tenía seguir, y parecía que me lo recordaba todos los días, a veces cada hora. Tenía una sensación constante de fracaso, una sensación de que yo no era lo que necesitaba ser, no estaba haciendo lo suficiente y necesitaba esforzarse más. Sin embargo, cuando más lo intentaba, solo fallaba nuevamente.

Ahora he adoptado una nueva actitud: no estoy donde necesito estar, pero gracias a Dios que no estoy donde solía estar. ¡Estoy bien, y voy en camino! Ahora sé con todo mi corazón que Dios no está enojado conmigo solo porque todavía no he llegado. Él está complacido de que sigo adelante y permanezco en el camino que Él preparó para mí.

Y es que no se trata de ser perfectos o de cumplir con un calendario. El plan de Dios para nuestra vida es variable, con sobresaltos, sendas estrechas, situaciones apremiantes, pero también alegrías y maravillosas bendiciones. Es una carrera de perseverancia y resistencia y no de velocidad, por lo que nuestro Padre, no desea apurarnos, ni espera de nosotros una marcha rápida, sino un andar constante aceptando la gracia de Su voluntad.

Si tú y yo simplemente “seguiremos adelante”, Dios estará complacido con nuestro progreso. Él ha prometido iluminar el camino que tenemos delante de nosotros. A lo mejor no conocemos el camino y de pronto podamos tropezar de vez en cuando, pero Dios es fiel. Él ve tu progreso, está orgulloso de ti, y Él va a ayudarte a mantenerte en el camino correcto.

0 0 vote
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments