En la ley de Dios esta nuestra delicia

Salmos 119:92-93

“Si tu ley no hubiese sido mi delicia, ya en mi aflicción hubiera perecido. Nunca jamás me olvidaré de tus mandamientos, Porque con ellos me has vivificado.”

Señor, dame la confianza para entender que viviendo por Tu palabra y sujeto a Tu voluntad no tengo razón por la que estar agobiado o desesperado. Que no olvide que en Tu poder estoy por encima de cualquier angustia y que andando en Tus caminos podré tener una vida renovada y en total paz. Guarda mi corazón y mi alma, Padre. En tus manos estaré siempre bien.

No permitas que los malos consejos de aquellos que no tienen esperanza puedan apagar mi fe y robarme las fuerzas para continuar. Solo tú me llenas de vida y de fortaleza cada día, por eso desea que aunque me falta todo nunca me faltes tu. Amen


0 0 vote
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments