El poder de la humillación y el quebrantamiento

Salmos 51.17

“Los sacrificios de Dios son el espíritu quebrantado; al corazón contrito y humillado no despreciarás tú, oh Dios.”

Las personas con una actitud arrogante son el resultado de una falta de relación con Dios y ausencia de él en sus vidas, con nuestra actitud insensible aceleramos el juicio de Dios contra nosotros

A pesar de los errores cometidos por David en la biblia él tenía una actitud quebrantada y humillada y eso ocasiono que el Padre extendiera su misericordia en su vida.

Los sacrificios que Dios recibe son un corazón quebrantado. Puedes ser cristiano y no estar quebrantado, estar dentro de la iglesia pero con un corazón duro. Cuando nos humillamos estamos dejando de depender de nosotros mismos para depender por completo de Dios.

Dios busca un espíritu humilde para atenderle. Se trata de poner nuestra voluntad a la disposición de Dios para que la misericordia de Dios se extienda de forma ilimitada.

La humillación y el quebrantamiento pueden hacer que Dios cambie un designio e influenciar a Dios a retractarse de un juicio. Tal como paso cuando con Nínive, el pueblo sobre el cual había una profecía de destrucción, fue tal su humillación que el Eterno cambio todas las cosas y no fueron destruidos.

Leave a Reply

avatar
  Subscribe  
Notify of