Tu bendición está por llegar

Juan 5.2-6

“Y hay en Jerusalén, cerca de la puerta de las ovejas, un estanque, llamado en hebreo Betesda, el cual tiene cinco pórticos. En éstos yacía una multitud de enfermos, ciegos, cojos y paralíticos, que esperaban el movimiento del agua. Porque un ángel descendía de tiempo en tiempo al estanque, y agitaba el agua; y el que primero descendía al estanque después del movimiento del agua, quedaba sano de cualquier enfermedad que tuviese. Y había allí un hombre que hacía treinta y ocho años que estaba enfermo. Cuando Yahshua lo vio acostado, y supo que llevaba ya mucho tiempo así, le dijo: ¿Quieres ser sano?”

Cuando vemos a otros lograr sus sueños, alcanzar sus metas y ser sanos nos preguntamos porque nosotros que hemos permanecido creyendo aun no hemos recibido la bendición. En esos momentos el enemigo nos susurra que Dios no nos ama o no está con nosotros, pero la verdad es que él esta guardando un lugar especial para nosotros para colocarnos allí en el tiempo indicado.

Este hombre tenía 38 años aguardando con fe su milagro, a pesar de que era paralitico y no podía llegar antes que otros al estanque cuando el ángel movía las aguas, el permanecía allí, creyendo que su momento llegaría. Yahshua al ver tanta fe en el hombre se acerco a él y a través de una palabra cambio su historia y le concedió lo que tanto anhelaba.

Una palabra cambio lo que otros no pudieron hacer en 38 años. Yahshua sigue siendo el mismo ayer, hoy y por los siglos. Una sola palabra sobre tu situación le dará poder a tu vida en este día. Hay cosas que el dinero o las amistades no pueden hacer, cosas donde solo la sobrenaturalidad de Dios puede marcar la diferencia.

Leave a Reply

avatar
  Subscribe  
Notify of