Lo que tus enemigos no querían que supieras

Romanos 8.31

¿Qué, pues, diremos a esto? Si Dios es por nosotros, ¿quién contra nosotros?

Seguramente muchos de nosotros hemos sentido en algún momento que todo está en nuestra contra o casi todo. Hay días en los que las cosas parecieran no fluir y todo sale al revés de lo que esperamos. Pero en momentos críticos como esos debemos elevar nuestra mirada al cielo y apreciar la perfección de aquel que siempre estará para apoyarnos y tomarnos firmes de la mano.

Más allá de la negativa de cualquier persona, o de las circunstancias difíciles por donde atravesemos, hay alguien que jamás dejara de creer en nosotros, y que siempre estará dispuesto a abrir aquellas puertas que otros cierren en nuestra presencia.

Dios es más fuerte que cualquier gigante, y más poderoso que cualquier montaña o problema por el cual atravesemos, es por ello la veracidad de esta palabra que afirma que si Dios está de nuestro lado, no importa cuántos estén en contra, pues Dios nos entregara la victoria de cada batalla.

Cuando llegue ese día, en el que las nubes parecieran grises, recuerda la inmensidad del cielo y ve un poco más allá de tu enfoque actual y te darás cuenta que la inmensidad de Dios abarca mucho más que eso.


Leave a Reply

avatar
  Subscribe  
Notify of