Apresúrate en obedecer

Isaías 56.4

“Porque así dijo Yahweh A los eunucos que guarden mis días de reposo,y escojan lo que yo quiero, y abracen mi pacto”

La recompensa de Dios es para aquellos que observan y hacen lo que es justo y bueno ante Él, esto es, cumplir cada uno de sus pactos y mandamientos, abrazarlos firmemente en medio de cualquier temporada sin poner excusas para profanarlos; al hacer esto se desata su salvación, misericordia, piedad, bendición, poder.

Recibiras un nombre honorable que no será cortado, Él nos llevara a su Monte Kadosh (Santo), nos dará regocijo en su casa, prometiendo a su vez que nuestras ofrendas y sacrificios serán aceptados en su altar.

Son muchas las recompensas de obedecer, pero es necesario amarle por sobre todas las cosas primero para no negociar los principios y seguir avanzando hacia su cumplimiento en nuestra vida, casa y descendencia en medio de cualquier vicisitud.

Deuteronomio 6.5

Y amarás a Yahweh tu Dios de todo tu corazón, y de toda tu alma, y con todas tus fuerzas.

Leave a Reply

avatar
  Subscribe  
Notify of