Tú puedes levantarte de nuevo. Parte 2

 Isaías 60.1

“Levántate, resplandece; porque ha venido tu luz, y la gloria de Yahshua ha nacido sobre ti.”

Yahshua nos está enseñando la forma en la que el Padre puede restaurar los corazones humillados, porque Dios nuestro padre siempre tendrá los brazos abiertos para aquellos que reconocen su caída y su error.

La biblia describe algo interesante al respecto, y es que este muchacho era el más joven de la casa, lo que indica que aún no estaba preparado para administrar esta herencia tan grande, no solo su desobediencia lo llevo a perderlo todo, sino además su mala administración.

Esto es algo que debemos meditar, la inmadurez en nuestra vida puede ser nuestro peor enemigo para retener bendiciones recibidas de Dios.

Hoy en día hay muchas personas con la actitud de este joven, exigiendo herencia, riquezas y bendiciones que no están listos para manejar, el mayor error es tratar de tener una bendición con la que no puedas o estés preparado para sobrellevar.

Debemos tener cuidado de pedirle a Dios cosas que no podemos manejar, el pueblo de Israel en el desierto pidió carne, pero no estaban listos para manejar la cantidad de codornices, lo que causo que hubieran muertes ese día.

Hay promesas y bendiciones sobre tu vida, pero no puedes pedirlas antes del tiempo, porque cuando adquieres algo antes del tiempo no tendrás los recursos para manejar lo recibido.

La oración más sabia debe ser “Dios dame esto si crees que estoy listo para recibirlo”. Nunca anheles algo que este fuera del tiempo de Dios para tu vida.

Más artículos relacionados:

Su presencia con nosotros

El poder de orar de madrugada

Sanando el alma con el poder de Dios

0 0 vote
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments