Tú puedes levantarte de nuevo. Parte 1

 Isaías 60.1

“Levántate, resplandece; porque ha venido tu luz, y la gloria de Yahshua ha nacido sobre ti.”

Ya no es tiempo de llorar, la orden del Señor es que nos levantemos, así lo dijo el Señor a través del profeta Isaías.

La parábola del hijo prodigo, señala este joven que pidió a su padre la parte de sus bienes que le correspondían, el joven se fue lejos de casa pensando que tenía la madurez para emprender una nueva vida con todas las riquezas que había recibido. La biblia dice que después de que lo gasto todo vino una gran hambre sobre la tierra y el no escapo de ello cayendo en una profunda depresión y miseria.

Un día recordó lo bien que comían los jornaleros en la casa de su padre, y el siendo hijo se había alejado, eso trajo arrepentimiento a su corazón y quiso volver a humillarse delante de su padre.

Así es como fue a la casa de su padre, quien esperándolo le recibió con un fuerte abrazo. El joven aspirando al menos ser parte de los jornaleros del padre se encontró con la maravillosa sorpresa de quesu padre lo seguía esperando como hijo, pues esa condición nadie la había podía remover, ni siquiera sus malas decisiones.

Más artículos relacionados:

Su presencia con nosotros

El poder de orar de madrugada

Sanando el alma con el poder de Dios

Leave a Reply

avatar
  Subscribe  
Notify of