Salmos de David para orar a Dios

Salmos 138

Te alabaré con todo mi corazón; delante de los dioses te cantaré salmos. Me postraré hacia tu santo templo, y alabaré tu nombre por tu misericordia y tu fidelidad; porque has engrandecido tu nombre, y  tu palabra sobre todas las cosas.

El día que clamé, me respondiste; me fortaleciste con vigor en mi alma. Te alabarán, oh Yahweh, todos los reyes de la tierra, Porque han oído los dichos de tu boca. Y cantarán de los caminos de Yahweh, Porque la gloria de Jehová es grande. Porque Yahweh es excelso, y atiende al humilde, más al altivo mira de lejos.

Si anduviere yo en medio de la angustia, tú me vivificarás; contra la ira de mis enemigos extenderás tu mano, y me salvará tu diestra. Yahweh cumplirá su propósito en mí; tu misericordia, oh Yahweh, es para siempre; no desampares la obra de tus manos.

 

Salmos 65

Tuya es la alabanza en Sion, oh Dios, y a ti se pagarán los votos. Tú oyes la oración; a ti vendrá toda carne. Las iniquidades prevalecen contra mí; Mas nuestras rebeliones tú las perdonarás.

Bienaventurado el que tú escogieres y atrajeres a ti, para que habite en tus atrios, seremos saciados del bien de tu casa, de tu santo templo. Con tremendas cosas nos responderás tú en justicia, Oh Dios de nuestra salvación, esperanza de todos los términos de la tierra, y de los más remotos confines del mar.

Tú, el que afirma los montes con su poder, Ceñido de valentía; el que sosiega el estruendo de los mares, el estruendo de sus ondas, y el alboroto de las naciones. Por tanto, los habitantes de los fines de la tierra temen de tus maravillas.

 Tú haces alegrar las salidas de la mañana y de la tarde. Visitas la tierra, y la riegas; en gran manera la enriqueces; con el río de Dios, lleno de aguas, preparas el grano de ellos, cuando así la dispones. Haces que se empapen sus surcos, haces descender sus canales.

La ablandas con lluvias, bendices sus renuevos. Tú coronas el año con tus bienes, y tus nubes destilan grosura. Destilan sobre los pastizales del desierto, y los collados se ciñen de alegría. Se visten de manadas los llanos, y los valles se cubren de grano; dan voces de júbilo, y aun cantan.

 

 

Leave a Reply

avatar
  Subscribe  
Notify of