Bendecidos para bendecir

Salmos 31:19

Cuán grande es tu bondad, que has guardado para los que te temen, Que has mostrado a los que esperan en ti, delante de los hijos de los hombres!

Está demostrado que bendiciones vienen en diferentes formas y tamaños incluso inmersas en los momentos más difíciles.

Aun cuando estamos haciendo todo lo que pensamos que Dios espera de nosotros, tal vez sigamos experimentando sufrimientos. A veces, nos sorprende que el Señor no responda como esperamos o que su tiempo no sea el que nosotros creemos oportuno.

Esto lo vemos en la vida de José. Desde una perspectiva humana, podríamos pensar que Dios se había olvidado de él, ya que, por más de una década, José experimentó sufrimientos.

Lo arrojaron a un pozo, lo vendieron como esclavo, lo acusaron falsamente, lo encarcelaron de manera injusta. No obstante, al final, la fidelidad de Dios hacia él se manifestó ante todos al ponerlo como gobernante de Egipto y salvar a muchos de la hambruna (Génesis 37–46).

Definitivamente cuando perdemos una bendición, otra suele ser dada en su lugar de la manera más inesperada.

Dios siempre tuvo su mano de bendición sobre José, como lo hace con todos los que confían en Él. Cuán grande es tu bondad. (Salmo 31:19).

Leave a Reply

avatar
  Subscribe  
Notify of