En Dios confiamos y no en las circunstancias

Salmos 33.18

“He aquí el ojo de Yahweh sobre los que le temen, Sobre los que esperan en su misericordia”

Dios no tiene problema alguno para aclarar lo que está sucediendo en nuestra vida. En los versículos previos al salmo de hoy la Palabra declara: “Desde los cielos miró Yahweh; vio a todos los hijos de los hombres;” (Salmo 33:13).

Mientras nosotros lidiamos con fragmentos de información, el Señor lo sabe todo. La perspectiva que Él tiene de nuestra vida, observándonos desde arriba, es ilimitada y no conoce obstáculos.

La mayoría de nosotros preguntamos: “¿Por qué, Dios?” en momentos extremos, cuando sucede algo tan bueno que quedamos abrumados ante nuestra falta de mérito para ello; o cuando la tragedia golpea y no podemos comprender cómo un Dios bueno puede dejar que ocurra algo así. Algunas veces, la monotonía de nuestra lucha diaria puede parecer no tener sentido alguno tampoco, y nos preguntamos: “¿Esto es todo lo que hay?”

El que el salmista fuera consciente de la visión despejada de Dios creó la alabanza por su cuidado fiel y su misericordia. “He aquí el ojo de Yahweh sobre los que le temen, Sobre los que esperan en su misericordia” (Salmos 33:18). Es Dios mismo en quien confiamos, no en las circunstancias que nos rodean.

Cuando los caminos de nuestra vida se nos lleven a rumbos confusos, aferrémonos a nuestro amoroso Señor, quien ve el cuadro completo y le da sentido a todas las circunstancias.

Leave a Reply

avatar
  Subscribe  
Notify of