Donde Dios te pone nadie te quita

A David lo persiguió Saúl, quiso matarlo, pero a pesar de todos sus intentos David se quedo con su reino.

1Samuel 19.1-2

“Saúl les comunicó a su hijo Jonatán y a todos sus funcionarios su decisión de matar a David. Pero, como Jonatán le tenía tanto afecto a David, le advirtió: Mi padre Saúl está buscando una oportunidad para matarte. Así que ten mucho cuidado mañana; escóndete en algún sitio seguro, y quédate allí.”

Los hermanos de José quisieron matarlo, lo tiraron en una fosa y luego lo vendieron, siendo esclavo lo acusaron injustamente de violación y fue metido en la cárcel, pero a pesar de eso Yahweh lo libro y lo puso a reinar.

Génesis 37.28

“Y cuando pasaban los madianitas mercaderes, sacaron ellos a José de la cisterna, y le trajeron arriba, y le vendieron a los ismaelitas por veinte piezas de plata. Y llevaron a José a Egipto.”

Hablaron contra Daniel, mintieron contra el y lo metieron en la fosa de los leones, pero a pesar de eso el Eterno no solo lo libro, además fue promovido a un lugar de honra dentro del gobierno que lo quiso destruir, al siguiente día en que su muerte había sido determinada por sus enemigos.

Daniel 6.16

“Entonces el rey mandó, y trajeron a Daniel, y le echaron en el foso de los leones. Y el rey dijo a Daniel: El Dios tuyo, a quien tú continuamente sirves, él te libre.”

Balac quiso emplear a Balaam para maldecir al pueblo de Israel, pero este se dio cuenta que a quien Dios determina bendecir no hay nadie que lo maldiga.

Números 23.8-9

“Balac, rey de Moab, me trajo de los cerros de Arabia, para maldecir a los israelitas y para condenarlos. Pero no puedo oponerme a lo que Dios me dijo: “No maldigas a mi pueblo ni lo condenes.”

 

 

0 0 vote
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments