La mayor promesa de Dios para el hombre es la salvación

Dios tiene en su palabra preciosas y grandísimas promesas, pero los pasajes bíblicos que hablan de la salvación constituyen una gigantesca promesa, y para obtenerla no hay que pagar nada, es gratuita.

Dios tiene un plan sencillo para recibir esta maravillosa y gigante promesa

Arrepentirse y ponerse a cuentas con Dios

Isaías 1.18

“Venid luego, dice Yahweh, y estemos a cuenta: si vuestros pecados fueren como la grana, como la nieve serán emblanquecidos; si fueren rojos como el carmesí, vendrán a ser como blanca lana.”

El pecado separa al hombre de Dios Romanos 3.23. Pero Dios promete vida eterna en Yahshua a los que crean el.

Hechos 3.19

“Así que, arrepentíos y convertíos, para que sean borrados vuestros pecados; para que vengan de la presencia del Señor tiempos de refrigerio”

Arrepentirse es pedir perdón  y confesar el nombre de Yahshua.

2 Crónicas 7.14

“Si se humillare mi pueblo, sobre el cual mi nombre es invocado, y oraren, y buscaren mi rostro, y se convirtieren de sus malos caminos; entonces yo oiré desde los cielos, y perdonaré sus pecados, y sanaré su tierra.”

Crea que Yahshua es el único que puede salvarle de la condenación eterna.

Juan 3.36

“El que cree en el Hijo tiene vida eterna; pero el que rehúsa creer en el Hijo no verá la vida, sino que la ira de Dios está sobre él.”

Reciba a Yahshua e invítele a su vida

Apocalipsis 3.20

“He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él, y él conmigo.”

 

0 0 vote
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments