Hagamos las cosas para Dios y no para los hombres

(1 COR 15:58)

“Así que, hermanos míos amados, estad firmes y constantes, creciendo en la obra del Señor siempre, sabiendo que vuestro trabajo en el Señor no es en vano.” 

Cuando hacemos las cosas para agradar al hombre, recompensa de  hombre recibimos, pero cuando lo hacemos de corazón para agradar a Yahweh, nuestra recompensa vendrá desde lo alto, Yahweh recompensará, cada esfuerzo que hagas.

Incluso aquellas cosas que no consideremos que los demás no merecen recibir, seamos capaces de hacerlas pues quien nos está viendo en nuestro actuar es el creador de los cielo y de la tierra y el no olvidara nada de lo que hicimos por amor a Él. 

Salmos 20.3

“Haga memoria de todas tus ofrendas, y acepte tu holocausto.”

Muchas veces cuando nos enfocamos en agradar a las personas con nuestros actos o con mucho esfuerzo corremos el riesgo que ni siquiera lo noten y sufrimos gran decepción. Por eso lo mejor es hacer todo con excelencia sabiendo que El hará memoria de cada una de nuestras ofrendas y sacrificios. 

Colosenses 3.23-24

Y todo lo que hagáis, hacedlo de corazón, como para el Señor y no para los hombres; sabiendo que del Señor recibiréis la recompensa de la herencia, porque a Yahshua el Señor servís.

Leave a Reply

avatar
  Subscribe  
Notify of