Rompiendo la maldición de hacer todo hasta la mitad

Cuando hablamos de hacer cosas a medias o hasta la mitad, podemos citar innumerables casos como cuando comenzamos un negocio y si no da los resultados que esperamos en 3 meses lo dejamos.

Esta mentalidad nos roba el construir muros sólidos, estructuras firmes para nuestras generaciones. Nehemías lloró cuando supo que los muros de Jerusalén habían sido derribados. Nehemías 1:3-4. El sabía que sin muros no había puertas, sin puertas no había un orden, no solo debía reconstruir los muros sino colocar puertas y así recuperar la Nación.

Este tipo de actitudes también la vemos en los gobiernos, ¿Cuál es la conducta de nuestros gobernantes? Nunca terminan nada y la razón es porque no tienen un proyecto de nación. Tienen un proyecto de partido político, y si ese partido deja de gobernar, el que viene no va a concluir lo que el anterior comenzó. Debemos tener proyectos progresistas y no populistas.

El ámbito espiritual no esta exento de esta terrible maldición, cuando iniciamos un plan de lectura bíblica lo llevamos bien en enero, pero en julio nos preguntamos donde está la Biblia.

Cuando no vencemos la maldición de hacer las cosas por la mitad vivimos decepcionados, enojados, llenos de rencor, cuando tú no peleas hasta el final, tu corazón vive invadido por los prejuicios de las tinieblas.

Debes DECIDIRTE hoy a romper esta maldición y ASUMIR el proceso de la victoria para forjar una CULTURA BÍBLICA en tu vida.

3
Leave a Reply

avatar
3 Comment threads
0 Thread replies
0 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
3 Comment authors
Oscar NúñezEstherAna Recent comment authors
  Subscribe  
newest oldest most voted
Notify of
Ana
Guest

Necesitaba saber esto.gracias por su publicación.Dios los siga bendiciendo

Esther
Guest
Esther

Q bueno que encontre esta aplicasion es hemosionante tener y pider utiliza sus ensenanzas como complemento como refuerzo para mis lecturas biblicas.Dlb .

Oscar Núñez
Guest
Oscar Núñez

Desde que tengo como ejemplo a Jesús,en mi corazón y en mi mente, mi vida es diferente