La obediencia trae bendición a los que creen

Cuando escuches malas noticias, no te quejes inútilmente como aquellos que carecen de esperanza, recuerda que a pesar de todo, Dios tiene el máximo control, y así como hay consecuencias para aquellos que desobedecen y van en contra de Dios, también hay promesas y bendiciones para los que aman y obedecen la voz del Altísimo.

No dejes que desfallezca tu corazón, no te lamentes por lo malo que sucede a tu alrededor, haz lo que el Señor te pide, y Él hará lo que ha prometido.

Lo que el Señor pide de nosotros es obediencia total, si buscáramos su rostro cada día, le agradamos con nuestro andar y procuramos siempre hacer su voluntad, entonces veremos cielos abiertos y su lluvia de bendiciones derramadas.

No esperes que Él te bendiga primero, pues ya lo ha hecho. Síguelo y busca su rostro, agrádale primero y lo demás Él lo hará.

No llores, ni te asustes, ni te lamentes por lo que sucede a tu alrededor. Tú, obedece a Dios, busca hacer lo que el demande de ti, ayuda a otros a hacer lo mismo, a poner su mirada en el Santo de Israel.

Haz que cada día sean más los que invoquen su nombre y las rodillas que se doblen ante Él, y verás cómo se abren las compuertas de los cielos, y el Señor atiende al clamor de sus hijos y derrama bendiciones hasta que sobreabunde.

“Si se humillare mi pueblo, sobre el cual mi nombre es invocado, y oraren, y buscaren mi rostro, y se convirtieren de sus malos caminos; entonces yo oiré desde los cielos, y perdonaré sus pecados y sanaré su tierra”  (2Cr.7:14)

 

 

 

Leave a Reply

avatar
  Subscribe  
Notify of