Oración en el huerto de Getsemani

Hace falta realmente mucho valor, para atreverse a centrar una vida en el momento de la oración de Getsemaní, porque siempre que se trata de asomar, aunque sea de manera fugaz, de una u otra forma se siente vértigo, dolor, angustia, zozobra, entre otras. Resulta escalofriante que muera el Hijo único de Dios, pero para ser el hombre más humano, Jesús tenía que sufrir y morir.

La enseñanza de eso terribles momentos es su deseo de hacer la voluntad de su Padre Dios. Por tanto, en ese momento el de la oración en el huerto de Getsemaní, brota un anhelo de buscar unirse al amor misericordioso del Dios en el cual confiadamente se abandona.

Allí permaneció de rodillas, inmóvil y silencioso, haciendo vida su enseñanza acerca de la oración, “Tu, en cambio, entra en tu cuarto y ora en secreto, y tu Padre que ve lo secreto te recompensara” Mateo 6,6.

Por lo cual reflexionemos sobre el sentido de la oración en el huerto de Getsemaní, no es otro sino el de hacer de nuestras vidas una verdadera y constante oración, capaz de lograr abandonarnos, en los brazos del amor de Dios, luchando por llegar a imitar el deseo y anhelo de Jesús, ser uno solo con su Padre Dios.

Leave a Reply

avatar
  Subscribe  
Notify of