Josué vs Canaán

A veces no comprendemos la magnitud de las obras que el Señor pretende que logremos, y cuestionamos el trabajo de Dios en nuestras vidas, cuando el Altísimo ha dicho mil veces que no estamos para cosas pequeñas.

Josué  es un ejemplo, el sucesor de Moisés el hombre escogido para recuperar la tierra Prometida, ahora llamada Canaán, con ejércitos innumerables, pero aún así la victoria estaba asegurada, pues El Señor estaba con ellos.

Primero derribando las murallas de la ciudad Jericó, alabando al Todopoderoso mientras realizaba esta  milagrosa misión, y así combatía ejército tras ejércitos con triunfos indiscutibles en honor a Dios.

Josué fue el único hombre que Dios alguna vez no solo escucho, sino obedeció, en el famoso texto de su libro donde exclama “Sol, detente en Gabaón, y tú luna, en el valle de Ajalón”, la misma vez se exclama que fue la primera y única vez que el Señor obedecía a un nombre, pero fue porque peleaba a favor de su pueblo Israel.

Por estas razones, cuando lo que suceda te supere, Dios te tendrá una tarea grande, como unos miles de años antes se la encomendó al comandante Josué.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Leave a Reply

avatar
  Subscribe  
Notify of